Blogia
Dr. Ernesto Sáez Pérez

accidentes en la infancia

Accidentes en la infancia

 El riesgo de accidentes comienza desde el nacimiento y el mayor número se produce en los primeros cuatro años. Las compañías de seguros suelen llamar  el “arriesgado primer año de la vida” a ese periodo en el que pueden surgir problemas para los que conviene estar preparados. En los países occidentales constituyen la mayor causa de mortalidad en mayores de un año.

¿NÚMERO ?.  No tenemos datos exactos en España. En el Reino Unido cada año hay un millón de accidentes caseros en niños   de uno a quince años y en USA dos millones y medio.

¿DÓNDE SUCEDEN? Cerca del 50 % ocurren en la casa y su entorno. Más frecuentes en cocina, baño y escaleras.  Más de la mitad son caídas y golpes.

¿CUÁNDO OCURREN? En menores de un año no se relacionan con la hora ni con los meses del año. En mayores de un año la mayoría son en verano, a media tarde  y algún estudio indica que el día más frecuente es el miércoles.

¿QUÉ NIÑOS TIENEN MAYOR RIESGO?

Tres de cada cinco accidentes ocurre en varones; los niños son más inquietos que las niñas. Son más frecuentes en clases sociales más bajas, en una proporción de 5 a 1.

Todos los niños están predispuestos a tener accidentes, pero algunos tienen más riesgo dependiendo de  su ritmo de desarrollo,.

El niño de desarrollo escalonado que va paso a paso a través de las diversas etapas: se sienta, gatea, anda, corre etc. es menos propenso a los accidentes. No se arriesga a pasar de una etapa a otra hasta que tiene seguridad en el desarrollo de la etapa anterior.

 El  niño de desarrollo impulsivo, que pasa con rapidez  de una etapa a  otra cometiendo muchos errores por no haber consolidado las etapas anteriores. Se precipita hacia algo que desea corriendo más riesgos para alcanzarlo.

El "bebé investigador" coge un juguete pequeño y lo estudia un poco antes de llevárselo a la boca, mientras que el bebé chupador" lo lleva todo a la boca en un primer impulso. Tiene más riesgos de atragantarse o tragar algo peligroso.

El bebé "lanzado" escapa a la visión de los padres con mucha rapidez y es más fácil que tenga más accidentes que el “bebé muy dependiente que busca el visto bueno de los padres antes de entrar en zonas "prohibidas".

¿EN QUÉ CIRCUNSTANCIAS?.  

Todo aquello que cambie las rutinas influye de manera decisiva, al bajar los padres o cuidadores la guardia y ejercer menos vigilancia sobre el niño

  • Prisas por llegar tarde a una cita, al trabajo….
  • Cambio de casa, de cuidadora o de guardería
    • Vacaciones, fines de semana, visitas.
    • Problemas de  pareja o separación. Ausencia de uno de los padres.
    • Nacimiento de otro hermano o cuidar a un hermano enfermo.
    • Contestar al teléfono. Es uno de los  factores más frecuentes en los accidentes en la casa. Hablar por teléfono durante "solo un minuto", dejando al bebé sin vigilancia.

¿CAUSAS? Las circunstancias anteriores favorecen, en padres y cuidadores, una distracción y supervisión inadecuadas, sobre todo cuando hay inexperiencia.

Por parte de los niños influyen  la curiosidad excesiva y el espíritu de aventura y su afán por demostrar sus habilidades ya que no captan la sensación de peligro. Por falta de experiencia y desarrollo no se dan cuenta de situaciones nuevas que pueden conducir al accidente. Su pequeña estatura impide a veces el control de los mayores al quedar fuera de su vista.

PREVENCIÓN.

El factor fundamental para que surja un accidente suele ser la falta de vigilancia (a veces solo por un momento) de uno de los padres o del cuidador/a del niño.

La mayor parte de los accidentes suelen coincidir con cambios de rutina y supervisión inadecuada y se pueden prevenir.

La única y verdadera protección para evitarlos son sentido común y vigilancia continua

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres